NoticiasPruebas de manejo

KIA Rio Sedán: prueba de larga duración, parte 1

1.28KViews

Como lo mencionamos hace algunos días, nos dimos a la tarea de probar el KIA Rio Sedán 2018 hecho en México por un tiempo de 4 meses en el que gracias a un uso un poco más allá de lo cotidiano lograríamos conocer todas sus verdades a las que un cliente común y corriente se enfrentará en caso de adquirirlo. Aquí la primera de cuatro entregas de esta prueba de manejo.

En los primeros días de manejo es fácil acostumbrarse al auto, la posición de manejo es correcta y el asiento del conductor cuenta con ajuste de altura, detalle que las personas no tan altas agradecerán demasiado. La visibilidad hacia cualquier ángulo es correcta y los retrovisores eléctricos y retráctiles también son parte de ello.

A la vista, lo primero que nos llama la atención es la buena calidad de los materiales interiores que sin duda se colocan en lo más alto que podemos encontrar en autos del segmento, por su parte, la manufactura también es realmente buena ya que con poco más de 4 mil km que marcaba el auto cuando lo recibimos, no presentaba ningún ruido interior, cuestión que al pasar del primer mes y cerca de 2 mil km más no presentó cambio alguno.

¡Suscríbete a nuestro canal de Youtube AQUÍ!

 

Los primeros kilómetros en ciudad

Como era de esperarse, desde los primeros días utilizamos al Rio para las actividades diarias y en ciudad el auto mostró cualidades como su correcto tamaño ya que es ideal para estacionarlo sin problema alguno donde los sensores y cámara de reversa ayudan mucho en estas maniobras.

El andar resultó con mucho confort y la suspensión tiende más a la comodidad que a la deportividad por lo que los baches y topes no generan gran incomodidad al interior, ayudado también por los rines de 15″ que a la vista parecieran más pequeños de lo esperado pero aumentan el confort.

Un área de oportunidad la encontramos cuando fuimos al supermercado y encontramos que el Rio carece de una manija para abrir la cajuela y deja la tarea a hacerlo desde la palanca ubicada al interior del auto o bien, a través del botón de la llave así que si alguien espera poder accionar un botón en el exterior de la cajuela, no podrá hacerlo.

 

Los primeros kilómetros en carretera

Durante este primer mes de manejo con el Rio tuvimos la oportunidad de viajar con él en carretera, específicamente por la autopista México – Puebla en ambos sentidos y si bien el auto tiene un motor relativamente pequeño, los 121 hp del 1.6 litros lo mueven correctamente ayudado también por los 111 lb-pie de torque.

En subidas pronunciadas, el motor y la caja automática de 6 velocidades no son la mejor combinación si queremos mantener velocidades altas, sin embargo, en las demás circunstancias de manejo, el auto se comporta muy bien, incluso en zona de curvas, la dirección, aunque es suave, apunta bien y la suspensión y puesta a punto del bastidor nos dan confianza al transitar por caminos revirados.

En estos primeros recorridos Puebla – México – Puebla, a una velocidad promedio de 110 km/h el auto nos dio un consumo de combustible de 14.5 km/l que están lejos de 18.08 km/l que anuncia de manera oficial, sin embargo es una cifra aceptable gracias a la potencia que ofrece.

 

Y los primeros kilómetros en terracería y caminos maltratados

 

Además de ciudad y carretera, también condujimos al Rio por algunas terracerías y caminos secundarios, específicamente por algunos que rodean al volcán Popocatépetl donde la altura y las condiciones del asfalto fueron un reto para el auto.

Aceleramos, frenamos y viramos por un total de 2 horas por este tipo de caminos en los que había muchas irregularidades e incluso, en algunas partes, no existía camino asfaltado, escenario perfecto para poner a prueba la durabilidad del auto.

Durante esta conducción, este sedán hecho en México no sufrió, la suspensión soportó el camino y aquí es donde agradecimos que los rines fueran de 15″ gracias a que los hoyos y algunas piedras que nos encontramos no fueron impedimento para que continuáramos el trayecto.

Después de 1 mes de intenso uso

Un mes y poco más de 2 mil kilómetros es lo que recorrimos con el KIA Rio, pequeño sedán que nos demostró en esta primera etapa que su andar por ciudad, autopista y carretera es el correcto, que su motor sin ser explosivo y rápido, cumple con lo que se requiere y que la durabilidad de los materiales interiores sigue intacta al llegar a los 6 mil kilómetros con todo y un manejo un tanto exigente.

Su consumo combinado fue de 13.3 km/l según la computadora del auto recorriendo un total de 2,064 km, nada mal pero en el segmento existen otras opciones con un consumo un tanto mejor.

La siguiente etapa de la prueba de larga duración llegará con un largo recorrido por carretera donde sabremos qué tan bueno es este auto como compañero de viajes de más de 500 km.

Salvador Sánchez Díaz
Twitter: @Chava_SD

¡Suscríbete a nuestro canal de Youtube  AQUÍ!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Newsletter
Recibe en tu correo las ultimas noticias del mundo automotriz.
No compartiremos tus datos con nadie, Odiamos el SPAM
Newsletter
Recibe en tu e-mail las ultimas noticias de nuestro blog.