Car ReviewsNewsNoticiasPruebas de manejoSedan

KIA Rio Sedán: prueba de larga duración, parte 2

1.97KViews

En la primera parte de esta prueba de larga duración con el KIA Rio Sedán te contamos cómo nos había ido en los primeros kilómetros que recorrimos con él en ciudad y cortos tramos de carretera; ahora, en el segundo mes que lo tuvimos en nuestras manos, lo hemos llevado a un viaje de más de 1,300 km y tenemos en esta nota nuestra experiencia de manejo y qué tan recomendable es para largos viajes de carretera.

Un viaje de Puebla a Guadalajara estaba en puerta y no dudamos en hacerlo en el KIA Rio Sedán que teníamos disponible en esos días, así que este sedán subcompacto fue nuestro compañero  durante 4 días y poco más de 1,300 km de carretera. ¿Será tan bueno en un viaje largo de carretera como hasta ahora nos lo ha demostrado?

Tanque lleno y todo listo para el viaje

Justamente, y un poco a propósito, el tanque de gasolina de 45 litros del Rio estaba vacío en la mañana del jueves que saldríamos de viaje. Revisamos niveles, presión de llantas y recargamos con gasolina Magna donde un total de 42.2 litros llenaron el tanque por 674.98 pesos lo que dio una autonomía de 660 km con el depósito de combustible al máximo.

Los autonomía indicada parecía  muy prometedora ya que esos 660 km que marcaba la computadora, divididos entre los 40 litros del tanque (quitando los +/- 5 de la reserva), nos deberían dar un consumo de 16.5 km/l y eso lo comprobaríamos en carretera.

Durante las primeras 2.5 horas de camino recorrimos 280 km en los cuales el consumo de gasolina fue de 13.5 km/l a una velocidad media de 112 km/h, viendo este consumo, decidimos volver a llenar el tanque ya que el recorrido completo del día marcaba poco más de 670 km por lo que no quisimos correr riesgos a pesar de no llevar prisa.

Seguido de la parada técnica entre el Estado de México y Michoacán todo marchó en calma por un par de horas más hasta que algún objeto en la carretera nos ponchó la llanta cuando circulábamos a 120 km/h. Durante el incidente, el Rio no perdió el control y la llanta ponchada causó, por obvias razones, que la dirección se volviera más dura y se insinuara hacia un costado.

Una vez en sitio seguro sacamos la herramienta necesaria que el Rio incluye así como la llanta de tamaño normal (gracias al cielo no es de uso temporal) y nos dispusimos a cambiar la llanta hasta que los Ángeles Verdes llegaron y nos brindaron un gran servicio que vale la pena destacar ya que de manera educada, servicial y profesional hicieron el cambio de llanta sin pedir un peso a cambio y solo una firma para comprobar el servicio.

Llegamos a Guadalajara y después del viaje de ida de poco menos de 7 horas las conclusiones del comportamiento del Rio ya estaban tomando forma pero no era suficiente ya que nos esperaba el viaje de vuelta,  otras 7 horas más en las cuales sin llevar prisa, pretendíamos llevar un ritmo más rápido en carretera.

Tal vez te interese: KIA Rio Sedán: prueba de larga duración, parte 1

 

El regreso a Puebla con un ritmo más alegre

Luego de arreglar la llanta ponchada para regresar a Puebla con la auxiliar en buen estado, nos dispusimos a tomar carretera el domingo no sin antes llenar tanque el cual nos

Llego el día de regresar y no sin antes haber arreglado la llanta ponchada tomamos carretera de vuelta a Puebla. Otros 670 km eran nuestra meta y luego de poco más de 6 horas de camino llegamos a nuestro destino con un Rio que sin problema alguno nos acompañó durante el viaje.

 

Grande, KIA Rio

De esta experiencia podemos concluir que el KIA Rio, a pesar de tener un motor relativamente pequeño (1.6 litros atmosférico) es capaz de viajar a ritmos de hasta 150 km/h gracias a los 121 hp y 111 lb-pie de torque, claro que su mejor rendimiento está en los 120 km/h para lograr óptimas cifras de eficiencia de gasolina.

La caja automática de 6 velocidades de nuestro Rio de prueba hace buen juego con el motor y al exigirle al acelerador, los cambios descendentes los hace de manera aceptable con la opción de realizarlos también de manera manual. Idealmente, para un manejo más agresivo y exprimirle toda la potencia al motor, la caja manual sería la mejor opción.

En cuanto al rendimiento de gasolina, en el viaje de ida logramos 14.8 km/l mientras que de vuelta fue de 13.5 km/l y haciendo una media, a un ritmo normal, el rendimiento de carretera terminó siendo de respetables 14.15 km/l que multiplicados por los 40 litros del tanque (exceptuando la reserva) resultan en una autonomía de 550 km.

Pasando a la calidad de marcha el auto cumple y es cómodo; tanto los asientos, la suavidad de la suspensión, la insonorización de la cabina y la correcta manufactura que no presenta rechinidos ni ruidos extraños son parte del confort ofrecido y se encuentra dentro de los estándares de un auto de este segmento.

Fueron más de 1,300 km, una llanta ponchada y cerca de 14 horas en carretera para darnos cuenta que, a pesar de ser un auto relativamente pequeño, el KIA Rio es un gran producto que tiene la capacidad de realizar viajes largos en carretera.

El motor cumple de buena manera aunque el rendimiento de combustible nos gustaría que fuera un poco mejor, el confort del auto es bueno, el equipamiento interior es suficiente para viajes de este tipo y hay espacio para 5 pasajeros y una cajuela de grandes dimensiones sin olvidar que se tienen, en todas las versiones de Rio, 6 bolsas de aire, frenos de disco en las 4 ruedas, sistema ABS y control electrónico de estabilidad para hacer más seguros los viajes.

Sigue leyendo: KIA Rio Sedán: prueba de larga duración, parte 1

¡Suscríbete a nuestro canal de Youtube AQUÍ!

 

Salvador Sánchez Díaz
Twitter: @Chava_SD

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Newsletter
Recibe en tu correo las ultimas noticias del mundo automotriz.
No compartiremos tus datos con nadie, Odiamos el SPAM
Newsletter
Recibe en tu e-mail las ultimas noticias de nuestro blog.